Proyecto Manchinga


Sembrando esperanza en la Amazonía: algo más que un proyecto de reforestación

Leer más...

Nuestro proyecto

Problema y justificación

El Cambio Climático amenaza la existencia del pueblo Kichwa del Huallaga Central. El bosque seco amazónico y las Yungas Peruanas constituyen un punto caliente de diversidad biológica, pero ha sufrido una deforestación casi total (95%), que pone al borde de la extensión a sus especies y a la economía de las poblaciones que dependen de aquel.

Reforestar no es tan fácil como parece, pues muchos campesinos pobres no tienen tierras y las utilizan para cultivar sus alimentos o satisfacer sus necesidades económicas. Muchos de ellos no pueden cuidar plantaciones forestales porque necesitan ingresos inmediatos para sostener a sus familias. En otros casos, plagas y sequías provocan una alta mortalidad de plantas en el campo.

Nuestro proyecto promueve la reforestación con del bosque seco y en particular de la Manchinga o Nuez Maya (Brosimum alicastrum bolivarense); una especie clave para la alimentación de la fauna y las comunidades rurales.

Con el apoyo de nuestros cooperantes, validaremos un modelo de intervención efectiva para recuperar los bosques amazónicos, al mismo tiempo que fortalecer las economías locales bajo el enfoque del Buen Vivir.

Objetivos y metas del subprograma:

Validamos un modelo participativo de reforestación en el bosque seco amazónico del Huallaga, Perú. Planificamos establecer y conservar medio millón de árboles en áreas agrícolas degradadas de la Amazonia durante los próximos cinco años.

Estrategias y actividades:

Brindamos incentivos materiales e intangibles a personas o grupos organizados que demuestren un verdadero interés en reforestar áreas degradadas con fines de conservación.

Promocionamos la reforestación de la Manchinga o Nuez Maya (Brosimum alicastrum  bolivarense), además del aprovechamiento de sus semillas en la alimentación para combatir la desnutrición.

Algo más que un proyecto de reforestación

Apoyamos a nuestros beneficiarios a impulsar una dinámica de producción agroforestal cooperativa y articulada a economías solidarias locales.

Las plantaciones forestales generan el capital semilla para el mejoramiento de las capacidades  locales.

Promovemos nuevas estrategias para reforestar bajo las condiciones del bosque seco y su gente como el plantío directo, enriquecimiento forestal y establecimiento de macizos forestales, entre otras.

Buscamos un equilibrio entre las cosas que la gente sabe hacer y actividades innovadoras, como la meliponicultura, la transformación y el manejo forestal sostenible de productos forestales diferentes a la madera.

El sistema se basa en la movilización de recursos locales y fuentes cooperantes. Promovemos valores y la revitalización de las lenguas e identidades amazónicas.

Resultados:

  • En tres años hemos promovido la siembra de 237 mil plantas en la cuenca amazónica del río Huallaga en San Martin. Cada año incorporamos nuevos beneficiarios al subprograma.
  • Contamos con un equipo local respaldado por la cooperativa indígena Mushuk Runa Ltda.
  • Contribuimos al diseño de un sistema de monitoreo con enfoque territorial, de las plantaciones forestales instaladas en años anteriores.

Apoyamos la conservación del territorio ancestral del pueblo Kichwa, a cargo de las personas, o comunidades que integran la organización indígena FEKIHD.

¿Qué es la Manchinga?

Brosimum alicastrum es una de las especies más destacadas en el trópico americano. Conocida como la Nuez Maya en Centroamérica, donde también se refiere como “ojoche”, “ojushte” y “ramón”; “guaymaco” en El Caribe; “manchinga” en la Amazonia peruana.
En el en Perú, predomina la subespecie Brosimum alicastrum bolivarense (Pitt.) CC. Berg.

Importancia:

Reforestar no es tan fácil como parece, pues muchos campesinos pobres no tienen tierras y las utilizan para cultivar sus alimentos o satisfacer sus necesidades económicas. Muchos de ellos no pueden cuidar plantaciones forestales porque necesitan ingresos inmediatos para sostener a sus familias. En otros casos, plagas y sequías provocan una alta mortalidad de plantas en el campo.

La manchinga es un elemento común para la continuidad del Bosque seco del Huallaga Central, caracterizado por sus endemismos y por ser uno de los más pequeños y amenazados del país.
Adicional a sus funciones ecosistémicas, la manchinga juega un rol inigualable en la cadena alimenticia del bosque y en la subsistencia de los pueblos originarios. Su semilla presenta un alto contenido de nutrientes como, calcio, proteínas (principalmente el aminoácido esencial triptófano), zinc, hierro, folato, vitaminas B6, E, B2 y C; superando largamente al de los cereales más consumidos en el mundo (avena, maíz y arroz).

Historia:

La manchinga salvó del hambre a la población del Huallaga Central en 1947 y otros años subsiguientes, cuando la plaga de langostas y las sequías deprimieron la producción agrícola regional. Sus propiedades medicinales y otras aplicaciones culturales hacen de ella, una especie emblemática de la Amazonia.

Actualidad:

Estudios recientes han confirmado la efectividad nutricional del forraje de esta planta en la producción bovina. Un movimiento, liderado por el Instituto de la Nuez Maya, rescata su consumo en todo el mundo.